martes, 12 de junio de 2018

~ Nadina o la atracción del vacío ~

★ Marisa Sicilia ★



~ Sinopsis ~

Mathieu Girard es agente de los Grupos de Intervención de la Gendarmería Nacional, una unidad de élite francesa. Le gusta su trabajo y siente cierta atracción por el riesgo, que se empeña en negar y le causa problemas a la hora de mantener relaciones estables.

Es responsable y reflexivo y su situación afectiva no es su prioridad. En París y en estado de máxima alerta ante la amenaza de ataques terroristas, Mathieu deberá vigilar de cerca a Dmitry Zaitsev, un empresario ruso involucrado en negocios turbios que asegura que puede evitar que una letal partida de armas llegue a manos de los extremistas. Y también conocerá a Nadina.

Todas las señales le advierten de que no debe acercarse a ella, pero, cuando amas el peligro, eso no debería importar.



~ Opinión y sensaciones personales ~

En estos momentos de mi existencia, por desgracia para mí, no me es posible sacar demasiado tiempo para este pequeño proyecto personal que es el presente blog. No al menos para para realizar opiniones siguiendo el esquema que personalmente me gusta y, por eso, el escaso tiempo de ocio que consigo sacar robándole horas al sueño, basicamente, o aprovechando los cotizados ratos de absoluta soledad que se presentan, los dedico a la lectura que es lo que realmente me llena. Pero, en ocasiones, quedo tan satisfecha con algunas de esas lecturas que no puedo, ni quiero, desaprovechar la oportunidad de dejar constancia por escrito aunque sea de manera exprés, como será en esta ocasión.

Y no me dilataré mucho con florituras, e iré al grano: Nadina, o la atracción del vacío me ha gustado mucho, me ha proporcionado una lectura satisfactoria y, tras llegar al final, me ha dejado impresa esa sensación placentera y ese regusto agradable que, para mí, hace la diferencia entre las lecturas sin más y las lecturas que recordaré ya por siempre con mucho cariño y una sonrisa en la boca.

Y me ha gustado por distintos motivos, como por ejemplo que se trata de una novela con un argumento solido que da como resultado una lectura interesante, fluida, bien plasmada sobre el papel, de esas que poco a poco te van metiendo en la historia sin hacer mucho ruido y cuando te vienes a dar cuenta, te ha atrapado por completo haciéndote sentir la necesidad de continuar un poco más, una página más. Y otra... Y otra. Me ha gustado porque la autora nos ha presenta una trama bien planteada y plausible donde se aprecia una labor de documentación bastante importante, y a su vez necesaria, para que el lector se sitúe sin problemas en el contexto y sepa en todo momento de qué y de quienes se está hablando. Me ha gustado porque, aun siendo una historia de corte romántico, trata un tema muy duro y muy real que nos afecta a todos. Una (un par de ellas, más bien) de las peores lacras de nuestro tiempo, y lo mejor de todo, tratado todo con una veracidad, y a la par, delicadeza digna de mención ya que, tanto el tema del terrorismo islámico, como el de las mafias rusas, no son algo que se pueda tratar a la ligera sino con todo el rigor que exigen y, si además, ensambla bien con la historia de amor que se desarrolla en ese caldo de cultivo, para mí es un plus, sin ningún lugar a dudas. Me gustan sobre todo las historia de amor, pero si además de ello cuentan con una subtrama de calidad y con temas que, de un modo u otro, nos afectan en nuestra cotidianidad, me gustan mucho más. Y de eso todo el mérito lo tiene Marisa Sicilia y su buen hacer y experiencia, ganadas a golpe de tecla como su anterior trayectoria bien avala. Y, aún así, no puedo dejar de decir que yo siento como que la he redescubierto pues, aunque ya la había leído con anterioridad y me había gustado su pluma, en esta ocasión me ha llegado mucho, mucho más y he conectado con la historia y sus personajes como si la hubiera escrito única y exclusivamente a la medida de mis particulares gustos. Y eso, querid@s noveler@s, es una verdadera gozada.


Mas, si algo tengo que resaltar de todas las cosas que me han gustado de esta historia, son precisamente sus protagonistas y la construcción de ellos, pues siento una especial debilidad por los personajes vulrables que tienen bastante bagaje emocional. Personajes que, aunque tengan una fachada que no lo muestre a simple vista, soportan una pesada mochila, que tienen incertidumbres, temores, que en ocasiones se mueven por impulsos, que comenten errores y, sobre todo, que los asumen con toda la humanidad que ello conlleva. Y de eso Nadina y Mathieu tienen ración extra. Y me fascina. Disfruto muchísimo los personajes "imperfectos", con su esencia y sus incoherencias, ya que consiguen removerme bastante por dentro y tocar este corazoncito novelero que me habita, emocionándome y haciéndome sentir. Y, sí, también de eso los protagonistas saben un rato largo.

Mathieu y Nadina, dos seres con sus particulares complejidades y cuestionables tentaciones que se cruzarán en el peor de los momentos, en las más desaconsejables de las circunstancias y con el peor de los trasfondos posibles, que nos ofrecen una historia que expone que hay ocasiones donde la única opción posible es dejarse llevar, exponerse al peligro y permitir que la adrenalina decida cual es el siguiente paso y, por ende, el camino a seguir. Porque los sentimientos verdaderos surgen en cualquier parte, en cualquier momento, bajo cualquier circunstancia y nos demuestran que una simple mirada o una incipiente sonrisa son armas suficientes como para cambiar las convicciones más férreas y el autocontrol más absoluto. Incluso quizá podrán cerrar el peor de los pasados y tal vez dar esperanzas a un no menos incierto futuro.

Nadina o la atracción del vacío es una historia que, sin resultar empalagos, pues el escenario en el que se desarrolla no se presta a ello (y yo lo agradezco), ofrece amor, pasión, trasfondo y conciencia social, vértigo, peligro, fragilidad, tentación, secretos, conspiración, personajes bien estructurados, un relato de calidad y multitud de detalles y momentos de esos que hacen suspirar a l@s noveler@s  literariamente soñadoras como yo. Así pues, si vais buscando lectura que reúna algunos de estos ingredientes, no dudéis en darle una oportunidad a esta bonita novela y ojalá su lectura os resulte tan gratificante como en mi caso ha sido.

Por mi parte, espero que no tarde mucho la historia de ese otro personaje (no digo más para no spoilear gratuitamente) que, en los agradecimientos, Marisa nos adelanta que está por llegar y que, aun tocándole jugar con la más fea en esta ocasión, y no habiendo sido especialmente santo de mi devoción, pero a la vez no resultándome nada indiferente (¡punto para la autora!), sé que tiene muuucho que contar porque su experiencia se intuye brutal y prometedora. Ainnsss, qué me gusta una redención... ¡O eso espero! ;)

Por último, y como siempre, mil gracias a tod@s los que dediquéis unos minutos de vuestro valioso tiempo a pasar por aquí y seguir el blog o dejar vuestra opinión. Ambas cosas son sumamente bien recibidas. ♡

Feliz lectura, noveler@s mí@s ♡,



Val




Perfil de Facebook de la autora, más información de la novela, así como del resto de sustrabajos aquí.
Puedes adquirir la novela aquí.

domingo, 3 de junio de 2018

~ La piel del cordero ~

★  Eva García Carrión  ★


~ Sinopsis ~

No es fácil sobrevivir a un desamor. Vives sin vivir, con los sueños rotos y el corazón muerto. 
Erroll Flanagan de Lyon creyó firmemente que jamás superaría que Kelsey se hubiese casado con otro hasta que, por avatares del destino, se cruzó con cierta gata.
Catherine Berrycloth tenía una deuda pendiente con el hombre que le había robado el corazón. Le devolvería su espada y seguiría adelante, como siempre había hecho, con la certeza de no poder olvidarlo.
La ofensiva entre escoceses e ingleses se recrudece, pero Erroll está decidido a cruzar un país en guerra para no perder su última oportunidad de ser feliz. 
El futuro predice barbarie y muerte. Irlanda parece ser el único lugar idóneo para empezar una nueva vida.



~ Opinión y sensaciones personales ~


Por fin, tras una larga, ansiosa y casi agónica espera por mi parte, llegó a mis privilegiadas manos de lectora cero, la tercera y esperadísima entrega de la Saga Entreguerras de Eva García Carrión, titulada La Piel del Cordero. Y yo no sé siquiera por dónde empezar a contar cosas, pero sin contar nada a su vez, para que nadie se coma un desagradable spoiler que le fastidie la oportunidad de descubrir a su ritmo y por sí mismo, todo lo que encierra la maravillosa historia que se esconde tras esta preciosa portada y título y que nos cuenta las aventuras y desventuras de mi queridísimo y adorado Erroll Flanagan.

Ante todo, refresquemos un poco la memoria y recordemos que esta saga, en su primer y segundo volumen, nos contó las andanzas de los integrantes del Clan Murray, allá por el 1334, centrándose principalmente en las hazañas de los hermanos Neall y Ayden Murray, aunque como obra coral que es, contaba con otros tantos personajes de peso que los acompañaban y a los que también tuvimos la oportunidad de conocer bastante en profundidad. Como fue el caso Errol Flanagan de Lyon, que tanto en la primera como en la segunda entrega tuvo mucha presencia y peso en el desarrollo de las mismas, al ser íntimo amigo y compañero desde la infancia de Neall y, por haber experimentado en primera persona la suerte (o, más bien, carencia de ella) que junto a Ayden vivenciaron en uno de los momentos más duros e intensos de toda esta historia. Y en esta ocasión vamos a tener la oportunidad de conocer más en profundidad la otra cara Erroll, no solo la que brilla, la que destila chispa por cada poro de su piel, la que lo hace querido por todos, la que lo convierte en el alma de la fiesta, sino todas las demás también, la íntima, la introspectiva, la que se queda para él solo, la que experimenta sus mayores anhelos, sus peores temores... En definitiva, Erroll al completo.

Lo cierto es que, a mi modo de ver y por el cariño que le tengo, Erroll se merecía tener su “propia historia” dentro de la saga, ya que es un personaje tremendamente carismático y querido que siempre ha sido una figura de apoyo incondicional para sus amigos, a que los considera y defiende como su familia, mostrándose siempre leal, honesto, altruista, generoso, simpático, embaucador y lisonjero, lo que, sin duda alguna, nos ha enamorado sin remedio a tod@s l@s que hemos tenido la oportunidad de leerlo y disfrutarlo. Y se lo merecía, porque habiendo participado en todo lo que anteriormente he relatado, ha sido un personaje al que una y otra vez se le resistía el amor. O quizá era él el que se resistía a encontrarlo, el que se sentía desahuciado en ese sentido, no dándose la oportunidad de intentarlo siquiera y conformándose con los efímeros placeres de la carne, en rostros sin nombre que se marchaban tal y como habían llegado sin dejar huella alguna, y que eran sistemáticamente olvidados con cada amanecer que se dejaba atrás. Y esto creo que nos pesaba a tod@s. Pero ocurre con el amor que, aunque uno crea no tener ya corazón, aunque se sienta que en su día, antaño, se lo arrancaron dejándolo hueco, seco y vacío por dentro, cuando de improvisto llega queriendo fluir por las venas y volviendo a hacernos sentir, por más escéptico y yermo que uno sea y se sienta, y por más que se niegue, poco se puede hacer al respecto.


Y de pronto ocurre que, sin previo aviso, aparece un rostro que sí tiene nombre, unos ojos cristalinos de gata que sí se recuerdan y visualizan cada vez que la memoria divaga, un corazón superviviente y luchador que se entrega sin pedir nada a cambio, una mujer valiente y honesta que se clava en los sentidos y por momentos te hace olvidar lo muerto que te sientes por dentro, una pasión inesperada que se adhiere a tu piel regalándote una calidez nunca antes conocida, un regalo que la vida te hace sin que lo esperes y que pondrá tu existencia patas arriba sin darte cuenta si quiera y sin poder evitarlo. Catherine, Cat, La Gata. Mas, ella también tendrá que lidiar con sus propios fantasmas y temores que la perseguirán allá donde vaya, y lo que inicialmente pudo parecer un sueño hecho realidad, podría convertirse en un caramelo envenenado contra el que tan solo ellos mismos tienen el antídoto. ¿Serán capaces de aplicarlo antes de que sea tarde? ¿Se darán Cat y Erroll la oportunidad de comprobar sin son el uno para el otro el bálsamo que sus maltratados corazones necesitan? La vida no ha sido nada fácil para Catherine y Erroll y la consecución del amor tampoco. Nadie les dijo que fuera una empresa fácil; tampoco nadie les dijo que no mereciera la pena. La  pluma de Eva García Carrión, a través de la historia de Erroll y Catherine, nos lleva a realizar un viaje de largo recorrido por la Escocia, Inglaterra e Irlanda de la época, transportándonos casi mágicamente al momento de los hechos y dándonos la oportunidad de vivir casi en primera persona, lo acaecerá durante ese periplo casi en primera persona, que no será poco, pues son muchos los inconvenientes a los que tendrán que enfrentarse si quieren aspirar a un futuro mejor; a un futuro juntos.

Y, aunque al igual que las anteriores entregas mantiene una línea coral, para mí es la que menos cumple esta premisa, resultando notorio que está mucho más centrada en la historia de estos dos personajes. No obstante, no sufráis, ya que, por supuesto vamos a volver a saber del resto del elenco que ya nos robaron el corazón en El destierro del ángel y en La jaula del petirrojo, puesto que se entremezclará con las aportaciones que harán Isabel y Malem en su periplo en busca de un futuro mejor, aunque por momentos también incierto, así como Ayden y Leena que seguirán en su cruzada de encontrar la parte de ellos que les fue robada contra su voluntad. Y Dunstana. Y Kelsey. Y, por supuesto, Neall... Neall y su particular búsqueda; Neall y su particular lucha interior; Neall y la batalla contra sus propios demonios. Y a algunos otros que omito para no fastidiar el factor sorpresa. Porque sí, La piel del cordero no es solo la historia que cuenta en sí, sino todo lo que, además, promete que está por venir y que me hace salivar de solo pensarlo, ¡ainnnsss!

Una novela de más 700 páginas, perteneciente a una saga con otras dos historias previas de la misma naturaleza y extensión, tiene que tener mucho contenido y el autor/a ha de ser muy hábil para no reiterarse en tocar los mismos temas una y otra vez, haciendo que la novela se alargue innecesariamente y que el lector se disperse. Mas, os puedo asegurar que no es el caso y que personalmente no me ha ocurrido en absoluto. Para sacarse de la manga una(s) historia(s) así, repleta de fechas, datos, lugares, sucesos, múltiples personajes y que todo habite, coexista y ensamble de impecable manera, resultando además apasionante y adictiva, hay que tener un don y una mente privilegiada, una maestría innata a la hora de plasmarlo y hay que un ser de una pasta muy especial para combinarlo todo y llevarlo a buen puerto. Hay que ser de la pasta de los que llevan las letras en la sangre y como algo inherente a su propio ser.


La Saga Entreguerras, además de proporcionarme un disfrute absoluto y maravilloso en cada una de sus entregas, y de ofrecerme la oportunidad de conocer las magníficas  historias de unos hombres de honor sin igual, leales y sacrificados donde la amistad, la generosidad y la hermandad está por encima de cualquier otro valor mundano, me ha regalado el descubrir que su autora, Eva García Carrión, es una de esas privilegiadas plumas bendecid@s por las musas que han nacido para escribir histórica, destilando elegancia, conocimientos y buen hacer a lo largo de toda su obra. Leer esta saga es sumergirte en un apasionante y desgarrador viaje a la Escocia, Inglaterra, Irlanda y España medieval del cual no querrás regresar; leer a Eva es entregarse voluntaria e irremediablemente al deleite de una lectura repleta de calidad y encanto, que derrochará amor y ternura a raudales cuando es necesario, así como nos demostrará también que no le tiembla el pulso a la hora de tomar decisiones cruciales y duras en los momentos que la coherencia y el futuro de la historia así lo pidan.

Creo que por todo lo expuesto queda más que claro que tanto la saga como esta historia en concreto me encantan, que me ha hecho sufrir y disfrutar a partes iguales, y que recomiendo muy mucho a quien quiera que sea que busque adentrarse en una novela romántica histórica de calidad repleta de aventura, amor, desencuentros, promesas, amistad, lealtad, pasión, compromiso y un largo etcétera que hará el cóctel idóneo para una lectura más que satisfactoria.

¿Te animas a darle una oportunidad? ¡Dale, estoy más que segura que no te arrepentirás de ello!

Y como siempre, mil gracias a tod@s los que hayáis dedicado unos minutos de vuestro valioso tiempo para pasar por aquí y seguirnos o dejar vuestra opinión. Ambas cosas son sumamente bien recibidas. ♡

Feliz lectura, noveler@s mí@s ♡,



Val




Página de Facebook de la autora, más información de la novela y de su autora, así como del resto de sus trabajos aquí.
Puedes adquirir la novela en versión digital aquí.

domingo, 20 de mayo de 2018

~ La luz que perdimos ~

★ Jill Santopolo ★



~ Sinopsis ~

Lucy y Gabe se conocieron durante su último año en la universidad un día que les cambiaría para siempre. En ese momento decidieron que necesitaban hallar un sentido para su vida, aprovecharla, dejar huella. Jóvenes y enamorados, parecían tener el mundo a sus pies. No esperaban que fueran sus propios sueños los que los separaran. Pero Gabe aceptó ir a trabajar como fotógrafo de prensa a Oriente Próximo y Lucy decidió continuar su carrera en Nueva York.

Así comienzan trece años de anhelos, deseos, celos, traiciones y, sobre todo, amor. Separados por continentes, pero nunca lejos del corazón. ¿Era realmente su destino acabar juntos su viaje?


 Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

~ Opinión y sensaciones personales ~


IMPORTANTE: 
No puedo asegurar que no contenga posibles spoilers, si bien no de un modo literal, 
sí cabe la posibilidad que de manera subliminal.


Me gustan las historias de amor. Hay muchos tipos de ellas y de todas, o casi todas, se puede hacer una buena lectura entre líneas, una meditación, una reflexión. Y después están las lectura que te dejan conmovido. Pero conmovido de verdad. No solo conmovido por que es una historia bonita donde los personajes han pasado lo suyo pero que a la larga ha tenido final feliz que te ha dejado satisfecha y con una sonrisa en la cara (que, ojo, es a lo que aspiro cada vez que abro un libro), sino conmovido en el sentido de removerte absolutamente por dentro, de dejar tus sentimientos a flor de piel, el corazón en un puño y que tras finalizar realmente te haga pensar, plantarte y cuestionarte distintas cosas de las que de verdad tienen cabida en la vida real. Lecturas introspectivas, que digo yo.

Y justamente en esa tesitura es en la que me ha puesto La luz que perdimos, y la que me arranca a, tras muchos meses sin acercarme por estos lares, venir y plasmar estas líneas. Y conste por adelantado que esta no va a ser una opinión al uso, del estilo de las que suelo hacer cuando me pongo, sino algo mucho más exprés (vaaale, exprés nunca me salen, ya lo sabemos...) y menos elaborado, pero que me apetece recoger en esta entrada.

La luz que perdimos, ay, que despistada me has tenido la mayor parte del tiempo. Cómo ha luchado mi corazón para seguir pensando hasta el final que esa luz no estaba perdida del todo, que se recuperaría, que volvería a brillar con intensidad. Pero tampoco os mentiré, y aunque mi corazón romántico y novelero siempre aspira a ese final feliz de sonrisa en la cara y suspiro en el alma, mi cabeza, esa que no se deja liar tan fácilmente me decía una y otra vez "no te engañes novelera... ¿no ves que está escrito en segunda persona? Piensa, piensa el motivo, no desdeñes las pista que Luce (porque en esos momentos es Luce y no Lucy) te está dando, no obvies esas pinceladas tan aclaratorias... Ve preparando a tu corazón...". Pero aún así considero que ha merecido la pena. Historias de estas, aunque sé que no son del agrado de todos los lectores, para mí sí merecen la pena y me siento agradecida de invertir mi tiempo en ellas.

Y ha merecido la pena porque me quedo con todo lo que Gabe/Gabriel y Luce/Lucy me han hecho sentir. De todo. Y mucho. Malo, bueno, profundo, reflexivo, coherente, incoherente, justo, injusto, emocional, cerebral, pasional, terrenal, etéreo, egoísta, incomprensible, altruista, generoso... Insisto, de todo. Me han contado sobre un amor de esos que, probablemente, se viven una sola vez en la vida. O ninguna. Me han mostrado lo que es encontrar a tu estrella binaria, lo que significa ser dos, sentirse completo e indivisible, ser el centro de la vida del otro, alimentarte del aire que el otro respira. Me han contado lo que significa sentirse invencibles, que el resto del mundo no tenga importancia, llegar a tocar la felicidad con la punta de los dedos... Casi poder agarrarla por completo... Y, como no podría ser de otra manera, me han contado también que cuando uno llega a ese nivel de conexión, cuando te sientes tan vivo que no se puede subir más, que ya has llegado a lo más alto, todo puede cambiar en un segundo. Aunque no quieras, Que cuando has vivido con tal intensidad, cualquier brecha puede hacer que todo lo que creías seguro se te escape de entre los dedos sin poder hacer nada por evitarlo. Sin ser capaz siquiera de apartar la mirada para que duela menos y dejando un vacío y un desconsuelo nunca antes conocido,

 Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

Me he enamorado mucho de estos personajes y de toda su complejidad. De sus contradicciones. De su amor infinito, en parte tortuoso, de sus temores, de sus instantes con brillo propio, de las piezas de sus puzles que solo el otro sabe donde encajar. De su manera de vivir al otro teniendo la conciencia absoluta de que nadie, nadie, sabrá leerlos y entenderlos como ellos mismos porque ¿cuántas almas gemelas se pueden tener en la vida? Estoy segura de que en su caso estaba muy clara la respuesta: una. La única posible.

Gabe me ha llegado al alma con su sensibilidad extrema (que me recuerda a tantas y tantas cosas cercanas...), con su habilidosa percepción para hallar belleza hasta en los lugares más insospechados, por su conciencia social, por su espíritu luchador que como única arma tenía el objetivo de su cámara. Por su inconformismo, por su creencia absoluta de que debía y podía hacer algo bueno por los demás. Por no dejar de intentarlo hasta el final. Por no dejar de amar a Luce en ningún momento. Porque ni el tiempo ni la distancia pudo con que sentía por ella. Y por más cosas que son mi particular lectura sobre el cómo y el porqué encara el capitulo final que, además coincide plenamente con la lectura y la sensación que percibe Lucy, Y Luce, que me ha tocado el corazón de pleno y he sufrido a su par porque es quien más ha expuesto, quien se ha desnudado por completo, quien más me ha contado sin tapujo alguno, a la que he visto padecer y dividirse. Romperse y reconstruirse. Seguir adelante. Respirar. Pero no olvidar. Ha sido incapaz de olvidar lo que más viva la hacía sentir. A quien más viva la hacía sentir. Generosa y consecuente con sus sentimientos hasta el final. Porque dicen que el amor puede transformarse, pero difícilmente desaparecer. Al menos uno como este. Él un alma libre e inconformista que voló cual estrella fugaz en busca de su destino: ella la estela de luz que lo acompañaba y se retroalimentaba de su brillo, de su esencia. El equipo perfecto de haber coexistido en otros tiempos, en otros mundos. Me han hecho sentir, me han hecho sufrir y esos son los requisitos  indispensables para volverse inolvidables para mí.

Es la primera vez que leo algo de esta autora, Jill Santopolo, y la verdad es que no puedo decir que su estilo y pluma me haya dejado indiferente en absoluto. A través de sus personajes (incluido el tercero en discordia, Darren, que aunque aquí no lo voy a mencionar mucho, tiene un peso importantísimo en la novela), he podido observar un trabajo minucioso, elaborado, de calidad, con una base muy sólida, con argumentos de peso, con los citados personajes construidos y perfilados a conciencia, dotados con caracteres y argumentos perfectamente plausibles en la vida (de hecho, al final del libro, en los agradecimientos nos hace partícipes que esta historia nace a raíz de una vivencia de ella en primera persona)  y que dan muestra de unas maneras depuradas que dan como resultado un trabajo que, bajo mi humilde punto de vista, se puede considerar de gran calidad y con conciencia. Imagino que en el futuro volveré a repetir con ella, aunque ahora, lo que se dice ahora, sería incapaz de volverme a sumergir en algo parecido. Tiempo al tiempo.

 Fan art realizado con todo el cariño por esta novelera, inspirado en esta historia y sus personajes.

Porque, que no se engañe nadie, esta es una historia dura y difícil que plasma que por mucho queramos algo, o a alguien, nuestros actos y nuestras decisiones marcarán nuestro camino. Caminos que podrán recorrerse más de una vez, caminos que nos permitirán rectificar en algunos casos y que, en otros, nos recordarán que llevamos demasiado equipaje encima como para embarcarnos, quizá, en una nueva travesía. Una historia que nos habla de destino y libre albedrío. Una historia que nos habla de amores infinitos.

Sé que por el tipo de historia que es, tendrá tantos defensores como detractores, y creo que puedo entenderlos a ambos pues tras finalizar su lectura bullían en mí multitud de sentimientos encontrados y podía escuchar en mi mente el eco de debates nuevamente abiertos sobre donde empieza y acaba la línea entre lo romántico y lo sentimental, entre la sonrisa en la cara o el corazón en un puño, entre un rotundo sí o el más absoluto de  los no. En mi caso, en esta ocasión, es un sí. Doloroso, pero sí.

Si la has leído y de casualidad pasad por aquí, me encantaría conocer tu opinión, si eres de los que le dan el beneplácito o por el contrario prefieres otro tipo de historias más convencionales.¡Anímate!

Y como siempre, mil gracias a tod@s los que hayáis dedicado unos minutos de vuestro valioso tiempo para pasar por aquí y seguirnos o dejar vuestra opinión. Ambas cosas son súmamente bien recibidas. ♡

Feliz lectura, noveler@s mí@s ♡,



Val



Puedes adquirir la novela o leer las primeras páginas aquí.