martes, 24 de agosto de 2021

~ La redención de los caídos ~

  ★ Eva García Carrión 



~ Sinopsis ~

A pesar de que debería dejar de amarlo, Isabel de Ayala sigue el rastro de Alex Mackenzie hasta Eilean Donan con la única esperanza de volver a verlo. En su camino, conocerá a Raghnall Mac Ruaidhri, un leal a la causa Balliol y que tiene como único deseo complacerla. La joven tendrá que elegir entre seguir persiguiendo un imposible o dejarse seducir por el pirata.

Entre tanto, Neall Murray se debatirá entre seguir aferrado a los recuerdos de Leonor o dar por terminado su duelo. No lo tendrá fácil, pues es reacio a abrir de nuevo su corazón y a todo lo que ello implica.

¿Dejará que el destino le brinde una segunda oportunidad?

¿Habrá esta vez un felices para siempre?



~ Opinión y sensaciones personales ~

Uf, hace mucho, pero mucho tiempo que no pasaba por aquí... mas, sin duda, hay excepciones que lo justifican. Como es el presente caso.

Sí, queridos novelerxs míos, por fin, tras de una larga y paciente espera, hace apenas unos pocos días que la cuarta y última (?) entrega de la Saga Entreguerras, de Eva García Carrión, vio la luz. Tiene por título La redención de los caídos (que no me puede gustar más, por cierto, pues quien me conoce sabe que las redenciones de las almas atormentadas son para mí lo másss…) y con ella disfrutaremos de la conclusión de todas las historias que, de una u otra manera, habían quedado abiertas en los títulos anteriores: El destierro del ángel, La jaula del petirrojo y La piel del cordero.

Y aquí servidora, como privilegiada que he sido, habiendo podido disfrutar de esta historia en primicia y como lectora cero, vengo a contaros brevemente (¿conseguiré alguna vez que sea brevemente..? Confiad en mí y vereis que sí... ¡al menos comparada con las anteriores! jijjiji) mis impresiones y experiencia durante su lectura. Os confesaré que empecé la lectura dividida a partes iguales entre la ilusión que me hacía conocer el esperado desenlace de las distintas historias y una gran pena por saber que, tras ello, me despediría definitivamente de los hermanos Murray,  Neall y Ayden, del zalamero, Erroll y del picaflor, Alex, así como de todo el resto de los personajes que los han acompañado a lo largo de cientos de páginas y que, por derecho propio, se han ganado un huequito importante en mi novelero y lector corazón. Y, oigan, por otra parte un poquito de temor también tenía, pues cuando confían en tu humilde criterio para valorar una historia de tal magnitud, te da un poco de "cosita" por si una no está a la altura del encargo y también por si la historia, una vez leída, no la percibía/sentía a la altura de las otras y tenía que verme en el brete de, honestamente, hacérselo saber a la autora… ¡Ups!



Pero, he de admitir alto y claro, que afortunadamente ese temor se disipó más pronto que tarde, pues prácticamente desde el principio, La redención de los caídos me atrapó y conforme iba avanzando página tras página, mi fascinación y enganche por la historia se fue afianzando y con ello la tranquilidad y el disfrute pleno en la lectura.

No obstante, quien haya recalado anteriormente por estos lares, ya sabe que no soy yo muy de contar de qué va la cosa ni de spoilear las historias innecesariamente. Más bien nada, por lo tanto, quien quiera conocer detalles más exactos del libro en sí y las aventuras y desventuras de los personajes, los encontrará, como debe ser, en la propia novela, por lo que os animo desde ya a devorarla sin tregua. Eso sí, gustosamente te comparto que personalmente a mí me ha encantado y que me ha parecido una grandísima novela en la que perdura el nivel de calidad e intensidad de las historias precedentes, así como que mantiene la coherencia que debía a todos los niveles para poner el broche de oro por todo lo alto y, por ende, el final que cada uno de los personajes se merecía por derecho propio. Personalmente, no he echado en falta nada y considero que cualquier seguidor de la saga, o la mayoría al menos, van a disfrutarla tanto como yo lo he hecho, estoy segura, pues cuenta con todos los elementos necesarios para que una vez finalizada la satisfacción se completa.

Aun así, sí te diré algo que, si eres seguidor previo de estas historias, no te sorprenderá en absoluto, y es que en esta ocasión, aunque sigue siendo una obra coral en la que verás a todos de nuevo, el peso de la historia recae mayoritariamente en los personajes de Alex y Neall (suspiro, suspirooo), que son los que, de alguna manera, todavía tenían bastantes cabos sueltos y mucho que contarnos y hacernos sentir con las circunstancias en las que los habíamos dejado anteriormente y con las que los volvemos a encontrar al inicio de este libro. ¿Y qué os puedo decir al respecto? Pues que he vuelto a disfrutarlos muy mucho a todos, que me ha encantado volver a saber de Ayden y Leena, de Erroll y Cat, conocer más también sobre Malen y Hareman, pero, sobre todo, SOBRE TODO, que ardía en deseos y necesitaba descubrir qué les deparaba el destino a Alex e Isabel y Neall y, digamos, su particular “negrura”.



Y no os voy a mentir, la historia de Isabel y Alex me ha gustado, me ha tocado el corasonsito y la he disfrutado mucho porque son unos personajes preciosos y entrañables que merecían tener su oportunidad y, POR FIN, su espacio propio para ser desarrollados en plenitud, pero… pero, PERO, la historia de Neall me ha enloquecido. Encantado. Maravillado. Fascinado. Y así podríamos estar un bueeen rato… Ciertamente, era el personaje que más me había estrujado el corazón en su momento, el que había sufrido el peor de los reveses, el que tenía por delante el más negro de los panoramas y, ainnnsss, cómo me ha gustado el viraje de su historia y enamorado su desenlace. Me ha tenido in love total de principio a fin y la he sufrido y disfrutado a la misma par que él y… sus circunstancias. Tanto que, como siempre, SIEMPRE digo, cuando leo no es mi mente la que determina mi grado de satisfacción tras dicha lectura, sino mi cuerpo. Y os aseguro que mi cuerpo ha sentido plenamente y en mayúsculas. Ha sufrido también, sí, pero indudablemente, ha gozado a lo grande con todos esos “detalles que me enamoran” y que son esos pequeños instantes que surgen entre los personajes en los cuales fluye ese “algo” y ese “no sé qué, qué sé yo” que hace que las lectoras noveleras como servidora, muramos de amor, se nos encoja el estómago de puro placer y sintamos el revoloteo de mil mariposas en nuestro corazón mientras se nos escapa un suspiro.

En definitiva, puedo decir sin ningún género de dudas que en La redención de los caídos me he encontrado con otro gran trabajo de la mano de Eva García Carrión, donde nos ha ofrecido el final que la saga y cada uno de sus personajes se merecían, cerrando etapas y estando muy a la altura de las entregas anteriores. Acompañado todo ello con la pluma depurada, elegante, detallista y cargada de sentimiento que tiene la autora y con la que, una y otra vez, hace magia, pues todavía me pregunto cómo, nuevamente, ha conseguido abstraerme por completo cada vez que cogía el libro, bebiéndome prácticamente sin darme cuenta, una historia de tal longitud, intensidad y magnitud, tan cargada de acontecimientos y datos históricos, con tantos personajes y situaciones, sin ningún tipo de esfuerzo y sin percatarme siquiera de la enorme velocidad a la que avanzaba. Leer a Eva es una auténtica delicia y nuevamente con La redención de los caídos lo ha demostrado, pues como ya he dicho en otras ocasiones, es una de esas privilegiadas plumas bendecidas por las musas que han nacido para escribir histórica, destilando elegancia, conocimientos y buen hacer a lo largo de toda su obra. Ojalá y no tarde demasiado en volver a deleitarnos con apasionantes nuevas historias y personajes. Yo, personalmente, lo estoy deseando. Así como desearía también ver estas historias tan adictivas y apasionantes algún día en una plataforma tipo Netflix/HBO hecha serie... ¿No sería lo más? Yo lo veo, LO VEO.



Por todo ello, si os gusta el romance histórico cargado de intensidad y sentimientos, y las historias repletas de amor, lealtad, amistad, lucha, obstáculos y superación, con personajes bien trabajados, con sus luces y sombras, y situada en unos preciosos enclaves repartidos entre Escocia e Irlanda, esta historia, así como el resto de la saga, está hecha a vuestra medida. Os la recomiendo mucho sabiendo, además, que no me equivoco al hacerlo. 

¿Qué, te animas a darle una oportunidad? ¡Dale, estoy más que segura que no te arrepentirás de ello!

Y como siempre, mil gracias a todxs los que hayáis dedicado unos minutos de vuestro valioso tiempo para pasar por aquí y seguir el blog o dejar vuestra opinión. Ambas cosas son sumamente bien recibidas. ♡

Feliz lectura, novelerxs míxs ♡ Hasta la próxima,



Val



Página de Facebook de la Saga Entreguerras aquí.

Tablero de Pinterest de la novela aquí.

Puedes adquirir la novela en versión digital/papel aquí.



lunes, 23 de septiembre de 2019

~ Lo que arriesgué por ti ~

★ Marisa Sicilia ★



~ Sinopsis ~

¿Cuánto arriesgarías por algo que no es más que sexo? ¿Y si fuese amor? ¿Tu seguridad? ¿Tu trabajo? ¿Tu futuro? ¿Tu vida?

Dmitry ha dejado atrás París. Ha perdido su negocio, a sus amigos, a la mujer a la que amaba. Los integristas han puesto precio a su cabeza y solo la protección de los servicios de inteligencia ha impedido que cumpla condena en prisión. Pero no a cambio de nada. Si quiere recuperar su libertad, tendrá que encargarse del trabajo sucio, la clase de misiones solo aptas para hombres sin escrúpulos, hombres de los que prescindir cuando dejan de ser útiles. Por eso no es buena idea enfrentarse a Antje, su supervisora en Berlín y la mujer que con una sola palabra puede hacer que sea expulsado del programa o que su vida carezca de valor. No, no deberían mezclar sexo y trabajo ni llevar su relación al límite. No pueden confiar el uno en el otro, ella está acostumbrada a ejercer el control, se aferra a los protocolos y las normas, ha llegado alto y se ha vuelto dura por el camino. Además, la prioridad es la amenaza terrorista que se cierne sobre toda Europa y pone en jaque a Berlín.

No, no encajan, ya salió mal otras veces, pertenecen a mundos muy distintos, no pueden permitirse que las emociones pongan en peligro todo lo demás, pero ¿y si lo arriesgan todo?




~ Opinión y sensaciones personales ~

Llevo unos años en los que no hay verano que no tenga una racha de lo que yo denomino "apatía lectora" y que, durante semanas y semanas, me impide disfrutar de una de mis principales pasiones. Pero en esta ocasión está siendo todavía más acusada, pues en general, durante casi todo el primer semestre del año, me ha apetecido leer mucho menos de lo habitual. No pasa nada, son rachas cíclicas que me ocurren de vez en cuando y que conforme vienen se van, por lo que no les presto más atención. Eso sí, cuando estoy inmersa en esa apatía, tengo más que comprobado que no puedo obligarme ni forzarme a leer porque, de lo contrario, el resultado es mucho peor. Y, al hilo de esto, cuando llegado el momento "idóneo", me aventuro a hacer la intentona de retomar el hábito, siempre me da cosilla por si el libro que elija será capaz de cumplir las expectativas y, por ende, el propósito de acabar con la sequía lectora. Mas, en esta ocasión estaba especialmente temerosa, pues a la historia que elegí le tenía muchas, muchas ganas, era muy esperada por mí y me daba cierto temor ponerle encima mi particular espada de Damocles, con el consiguiente riesgo de que saliera dañada sin merecerlo, debido única y exclusivamente a mi particular racha de inapetencia. Pero, claro, había una variable en la ecuación que, inepta de mí, no tuve en cuenta y que, en sí misma, era garantía suficiente como para que mis temores fueran contrarrestados. Infundados, de hecho. ¿Y a qué variable me refiero? Pues a que la historia elegida la firma la pluma y el bagaje de Marisa Sicilia. Y, la verdad, viéndolo ahora con perspectiva, eso en sí mismo era un salvoconducto a la tranquilidad.

Ahora bien, metiéndonos en faena, comenzaré explicando para quien no lo sepa, que Lo que arriesgué por ti, aun siendo una historia que se puede leer de manera independiente, está irremediablemente ligada a Nadina o la atracción del vacío, ya que su personaje principal masculino Dmitry, fue un secundario con mucho peso en esa otra novela que, por derecho propio, se ganó que muchas de las que en su momento leímos la historia de Nadina y Mathieu, reclamáramos a la autora conocer también su historia, ya que fue un personaje de esos que, aun tocándole jugar con las peores cartas de la bajara y granjeándose algunas antipatías, gracias a la habilidad de la autora, también resultaba muy atrayente y nos dejó con las ganas de conocer mucho más de él. Y es que no puedo remediarlo, los personajes con claroscuros son los que más me apasionan, atrayéndome como un imán a sus historias y, si además les intuyo redención de por medio, para mí ya cuentan con el pack completo.

No obstante, y volviendo a la historia en sí, personalmente me agrada que haya pasado el suficiente tiempo desde que leí Nadina para que mi mente solo recuerde los datos básicos necesarios de Dmitry para encarar la lectura de 'Lo que arriesgué por ti', de manera que mi "especialita" mente vaya virgen y sin tendencias a comparar una historia con otra, más que en lo que a la evolución del propio personaje de Dima se refiere y dejando muy al margen todo lo que en su momento ya sentí en aquella primera entrega. Igual os puede parecer una tontería, pero para mí tiene todo el sentido y lo prefiero así.

¿Y qué os puedo decir de esta historia una vez finalizada su lectura? Pues, como ya dejé entrever más arriba, una vez acabada su lectura, os diré que no me ha defraudado en absoluto, que me ha gustado mucho y que he quedado muy satisfecha con el resultado final de la historia de Dima/Dmitry y Antje. Lo que arriesgué por ti, en mi humilde opinión, está a la altura de su predecesora, Nadina o la atracción del vacío y Marisa me ha vuelto a conquistar con su saber hacer y con esta historia que entremezcla a la perfección las dosis perfectas de romance y adrenalina, que dan como resultado esta adictiva historia que me ha tenido abstraída por completo durante toda su lectura. Lectura que, por cierto, ¡me ha durado un suspiro! Síntoma inequívoco de lo bien desarrollada y relatada que está.




Y, ojo, como ya cabía intuir para las que conocíamos de antes a Dima y sus circunstancias, ésta no es una historia fácil en absoluto, la vida nunca lo ha sido para este personaje y, como tal, una vez más, le ha tocado comenzar de cero, obligado por la situación en la que se ve envuelto al final de la otra historia, contra su voluntad, recala en Berlín con el objeto de ponerse a disposición de a quien nada importan sus necesidades y anhelos. El Destino ha convertido a Dmitry en moneda de cambio de gente con poder que, de un solo plumazo y sin demasiados escrúpulos, pueden acabar con su existencia sin que les tiemble el pulso y tirar suficiente tierra encima como para que parezca que nunca existió. Pero Dima es un luchador nato que sabe cuidarse solo y que no está dispuesto a ponérselo fácil a quien pretenda interponerse en su camino. Aunque ese "quien", sea la que tiene el poder de hacer y deshacer con él lo que le plazca y, contra todo pronóstico, cruce unas líneas, a priori infranqueables, que harán que todo se vuelva del revés y que los expondrá al mayor de los peligros al que puedan enfrentarse: los sentimientos. Pues, a su vez, Antje, la protagonista femenina, también se verá inmersa en una situación que no podrá controlar y que la mantendrá entre la espada y la pared, sin saber si obedecer al dictado de su lógica cabeza o de su desobediente corazón.

Al igual que pasó con la anterior entrega, a mi entender, Marisa nos plantea una historia que si bien es claramente romántica, no peca de empalagosa y está perfectamente ensamblada con una subtrama más dinámica y de plena actualidad en estos tiempos, donde se plasman los entresijos del Gobierno alemán y su Agencia de Inteligencia en materia de antiterrorismo islámico, con su buena dosis de intriga, secretos e intereses y debate moral que mantienen al lector seducido de principio a fin, consiguiendo con ello mantener la atención al alza y evitando que decaiga el interés en ningún momento de la trama.

Si bien la trama es interesante por sí misma, lo que más me ha fascinado a mí son los personajes, cada uno con sus muy marcadas particularidades y el cómo ha manejado la autora, con tremenda habilidad, dos caracteres tan sumamente distintos, tan alejados el uno del otro, resultando diametralmente opuestos en todas y cada una de sus facetas, en sus orígenes, en sus filosofías, en sus gustos, en sus necesidades, dotándolos de personalidades fuertes, combativas, luchadoras y que no tienen por costumbre ceder porque se mueven en un mundo donde hacerlo significa debilidad, algo que sin duda, no pueden permitirse si quieren seguir con vida. Y me ha encantado como, sin embargo, Marisa ha sabido darles una necesidad común, un anhelo secretamente compartido que poco a poco va creciendo entre ellos contra todo pronóstico y se termina convirtiendo en algo valioso, algo que merece la pena, algo que ninguno de ellos esperaba... Algo que, sin duda, no están dispuestos a dejar morir. He disfrutado mucho con el crecimiento y la evolución de estos dos personajes, desde el inicio casi deshumanizado que nos muestran, donde mostrase débil es una flaqueza que no están dispuestos a conceder, hasta la exposición total y vulnerabilidad final de cuando ya se han desprendido de las corazas que los protegían, admitiendo, por ende, sentimientos que, probablemente, nunca pensaron que podrían tener cabida en sus vidas, pero que, finalmente, lo cambian todo.

Y, por último, no quiero dejar de mencionar algo que me ha gustado especialmente y a lo que hago referencia porque, en otras muchas historias, aun siendo buenas, les falla: el final. Los finales en muchas ocasiones son precarios, se quedan “pobres”, no dando suficientes detalles sobre cómo queda la cosa y el futuro inminente que les depara a los personajes a los que tanto tiempo les hemos dedicado leyendo. Pero no es el caso. En esta ocasión, Marisa sí que ha tenido la consideración de relatarnos un buen y detallado final donde no queda ningún cabo suelto y donde la sensación de satisfacción tras conocer todo lo que les depara es fantástica. Y eso me ha encantado. Al igual que lo ha hecho el guiño que les hace a Nadina y Mathieu, regalándonos una pincelada de cómo les va también a ellos, cosa que se agradece mucho.

En definitiva y resumiendo, Lo que arriesgué por ti es una fantástica y bien desarrollada novela que cuenta la historia de dos valientes personas atrapadas en sus muy distintas realidades que, cuando se cruzan, mantienen un pulso vital por la supervivencia, donde, sin poder remediarlo, se mezclarán deber y anhelos, y que obligará a sus personajes a reinventarse una vez más e intentar conseguir el equilibrio necesario entre cabeza y corazón para poder contar con la oportunidad que la vida y el destino les deben.


¿Te animas tú a darles una oportunidad a ellos? ¡Dale, estoy más que segura que no te arrepentirás de ello!
 
Y como siempre, mil gracias a tod@s los que hayáis dedicado unos minutos de vuestro valioso tiempo para pasar por aquí y seguirnos o dejar vuestra opinión. Ambas cosas son sumamente bien recibidas.



Feliz lectura, noveler@s mí@s ,


 

Val